Una cesárea es un método utilizado para dar a luz quirúrgicamente a un bebé, y aunque generalmente es un procedimiento planificado, también es realizada de emergencia cuando surgen complicaciones durante el parto vaginal,

La cesárea es realizada por un médico cirujano, quién hace una incisión horizontal en el estómago y útero de la paciente; usualmente justo por debajo de la zona de nacimiento del vello púbico, para poder sacar al bebé el útero a través de esa incisión. No obstante, previamente a la cirugía propiamente dicha, deberán llevarse a cabo una serie de pasos, a fin de asegurarse de que dicho procedimiento sea lo más seguro posible.

PROCEDIMIENTO

La operación para cesárea debe llevarse a cabo en un quirófano, observando todas las normas de desinfección ya que es un procedimiento de cirugía mayor.

Se aplica a la madre anestesia general o regional (como la epidural), para que una vez anestesiada se haga el corte en el abdomen hasta que localizar el útero (al final del embarazo este ocupa gran parte del interior abdominal, y se sitúa justo debajo de los músculos abdominales); se practica una incisión en el segmento más inferior (cesárea segmentaria) para poder sacar al producto con las manos, fórceps o ventosas, y cuando comienza a respirar se debe cortar el cordón umbilical.

La placenta se saca a través de este mismo corte, y una vez finalizada la operación se cierra el útero con unos puntos que se reabsorberán. El corte superficial del abdomen también se cierra con puntos de la manera más estética posible.

RECUPERACIÓN

Terminado el procedimiento, la madre es trasladada a una sala de recuperación o directamente a la habitación, donde se lleva a cabo la vigilancia médica correspondiente para comprobar su estado de salud general, cuidando llevar un control puntual sobre posibles sangrados y evolución de la cirugía.

En caso de una evolución satisfactoria, la madre solo tiene que reposar en cama por ocho horas antes de comenzar a reincorporarse o sentarse. Es normal que al principio sienta fuertes dolores, por lo que se le deben facilitar analgésicos para aliviarla si lo solicita.

Durante las primeras horas solo se debe proporcionar nutrientes por vía intravenosa, y puede amamantar al bebé previa autorización de su médico.

La estancia en el hospital es de aproximadamente tres días, pero el alta médica generalmente se da pasadas cuatro a seis semanas, periodo en el cual debe observar todos los cuidados pertinentes y no realizar actividades físicas que involucren esfuerzo.

Entre las molestias y padecimientos asociados a la cesárea:

  • Retortijones leves.
  • Sangrado vaginal durante aproximadamente cuatro a seis semanas.
  • Sangrado con coágulos y retortijones leves (si el sangrado es abundante y dolor muy intenso hay que acudir al médico).
  • Dolor y picor de la cicatriz, con enrojecimiento leve de la zona

 

Acérquese a su médico de confianza para consultar más sobre los diferentes procedimientos de cesárea o parto natural que pueden realizarse.

 

Fuente: www.webconsultas.com